26 de agosto de 2012

Visita al museo para Neil Armstrong, el Hombre de la Luna


Wapakoneta, Ohio. Allí, en la pequeña ciudad natal de Neil Armstrong se encuentra el apasionante museo donde se rinde tributo al primer hombre que llegó a la Luna y a la historia de la exploración del espacio. También aquí se puede admirar una auténtica roca lunar que el propio Armstrong se trajo de recuerdo de su gran aventura.

Armstrong, que ha fallecido estos días, es el gran héroe local de este pueblo de apenas 9.000 habitantes situado al sur de los Grandes Lagos. No todos pueden presumir de tener un vecino que ha viajado a la Luna y ha regresado sano y salvo.

Pero en el Armstrong Air and Space Museum no solo se venera al intrépido "Hombre de la Luna", también se exponen cientos de objetos, fotografías así como vídeos y exposiciones interactivas de otros astronautas, protagonistas de la apasionante carrera espacial. También hay algunas naves espaciales expuestas, incluido un pedazo del legendario Apolo XI.

Si te apasiona la aventura espacial y el hito de la conquista de la Luna, no puedes dejar de ver este museo. Su dirección: 500 Apollo Drive Wapakoneta, OH 45895, U.S.A.

20 de agosto de 2012

Alofaaga Blowholes, las impresionantes columnas de agua de Samoa


Al suroeste de la isla de Savai'i, en el archipiélago de Samoa, tiene lugar un espectáculo natural único, unas columnas de agua que súbitamente se levantan sobre el suelo como si de un géiser se tratara. Pero se trata de un fenómeno completamente diferente.

Son los Alofaaga Blowholes, cerca de la localidad samoana de Taga. Una versión corregida y aumentada de las furnas de la Costa da Morte gallega o los bufadors de las costas baleares, cavidades huecas cerca de la costa por donde se cuele el agua de mar y, sometida a presión, salta en chorros de espuma y bufidos  fantasmagóricos.

Los blowholes son tubos huecos en la roca volcánica de los que sale el agua súbitamente con una violencia inusitada y con columnas que llegan a alcanzar los diez metros de altura. Uno de los espectáculos que los locales brindan a los turistas consiste en arrojar un coco al interior de estos agujeros que acto seguido sale lanzado hacia arriba como un disparo por la fuerza del agua.

No es de extrañar que este fenómeno tenga lugar en Savai´i, una isla que es en realidad un enorme volcán que sigue vivo, moldeando la fisonomía de su territorio y recordando de vez en cuando a los samoanos quién manda realmente allí.

16 de agosto de 2012

Isla de Sannikov, un espejismo en el Ártico


En 1811 el explorador ruso Yakov Sannikov divisó en las frías aguas del Océano Ártico una lejana isla envuelta en una extraña niebla azul. Sannikov capitaneaba una expedición cartográfica rusa por el mar de Siberia, y la extraña visión tuvo lugar al norte de la isla de Kotelny.

Nadie dudó de la veracidad de su historia, ya que Sannikov gozaba de un gran prestigio y acumulaba una larga experiencia como marino y explorador. Por eso, años después otros exploradores salieron en busca de  la que ya era coocida como "isla de Sannikov".  

El ruso-alemán Eduard Toll aseguró haberla visto también, pero no pudo desembarcar en ella por encontrarse rodeada de peligrosos témpanos de hielo flotante. Era la confirmación que se necesitaba para incluir la isla de Sannikov en casi todos los mapas de Rusia a principios del siglo XX, como el de la imagen donde aparece su nombre en ruso: Земля Санникова. 

Hoy sabemos que esta isla no existe, después de infructuosas búsquedas con varios rompehielos ya en la época soviética. Pero algunos sostienen que la isla de Sannikov pudo haber existido en el pasado. Al menos su historia sirvió para inspirar relatos como el de Vladimir Obruchev, que puebla la isla de animales prehistóricos y tribus salvajes. Al menos una lectura entretenida.

10 de agosto de 2012

El Electrum, la bobina de Tesla más grande del mundo

Uno de los científicos que peor ha tratado la historia es Nikola Tesla. Y una de sus muchas creaciones fue la  "bobina de Tesla" capaz de generar y lanzar espectaculares descargas eléctrica a varios metros de distancia.

Hoy la más colosal de estas bobinas se exhibe en Auckland, Nueva Zelanda, no como un icono de la ciencia sino más bien como una obra de arte. Es el Electrum, que mide 11,5 metros de altura y fue construido en 1998 por otro hombre de ciencia, el ingeniero Greg Leyh, y un artista, Eric Orr.

Esta faraónica bobinaes capaz de generar más de tres millones de voltios. Cuando se pone en marcha, Leyh se acomoda en una jaula esférica en la parte superior, un lugar a salvo de la descomunal descarga (el mejor ejemplo de lo que es una jaula de Faraday). Si extrajera su mano de esta jaula sería electrocutado al instante.

Lógicamente este espectáculo tiene lugar en mitad de la noche, para que el efecto visual sea aun más deslumbrante.

A pesar de Electrum es la bobina de Tesla más grande que existe en la actualidad, no es la más grande jamás creada, ese honor recae en una espectacular bobina de 18 pisos de altura, construida en 1903 por el propio Nikola Tesla en Estados Unidos. Leyh está metido en un proyecto llamado Lightning on Demand que pretende superar esta cifra, un aparato eléctrico que se levantaría en algún lugar del desierto de Nevada. 


Fuente: lod.org


8 de agosto de 2012

El valle de los árboles cuadrados en Panamá


En una de las áreas geológicas más inestables de América Central, en el Valle del Antón de Panamá, crecen unos de los árboles más extraños del mundo: los árboles cuadrados.

Se trata de una especie de álamos que por algún extraño designio de la naturaleza han crecido con troncos cuadrados, es decir, con dos ángulos rectos perfectos, un hecho que desconcierta a los visitantes. Incluso los "anillos" de su madera crecen con una forma cuadrada y no con la clásica círcular. 

Los investigadores de la Universidad de Florida trataron de hacer crecer estos árboles en otras latitudes, pero no pudieron conseguir la extraña forma cuadrada. La asombrosa conclusión fue que estos árboles cuadrados solo pueden existir en el Valle del Antón y sus peculiares condiciones naturales.

Junto a las endémicas y brillantes ranas amarillas, los árboles cuadrados son la mayor atracción de esta exuberante región panameña. Atónito, al viajero le asalta una duda matemática: los árboles con tronco cuadrado... ¿Tendrán también raíces cuadradas?

4 de agosto de 2012

Retba, el lago rosa de Senegal

La imagen puede parecer la de un inmenso batido de fresa sobre el que flotan algunas embarcaciones. No hay ningún truco, es real. Se trata del Lago Retba en Senegal, también conocido como el Lago Rosa, a unos 40 kilómetros al sur de Dakar, la capital del país.

El inusual color de este lago africano tiene su origen en las bacterias que viven en sus aguas y en los elevados niveles de concentración de sal, una combinación química que logra como resultado teñir el agua de este color, a veces rosado, otras veces malva, según la incidencia de la luz solar en el agua en cada momento del día.


De hecho, la producción de sal es el medio de vida más importante, por no decir el único, de la mayor parte de las familias que viven en sus orillas. Para protegerse del efecto abrasivo de estas aguas hipersalinas, los esforzados recolectores de sal cubren su piel con manteca de karité y se lanzan a navegar por el lago a bordo de pequeñas piraguas con las que transportan la sal hasta el borde del lago.

Por todo el perímetro de lago se levantan estos montículos blancos y brillantes de sal que contrastan con el rosa de las aguas del lago Retba. Una postal fabulosa con un poderoso colorido, como si un artista lo hubiera pintado, de uno de los rincones más curiosos del continente africano.


2 de agosto de 2012

Myrna, el ombligo del mundo

En las profundidades de la estepa siberiana se encuentra una de las más monstruosas minas del mundo: un descomunal agujero de medio kilómetro de profundidad y un diámetro de más de 1.200 metros.

Casi todos los habitantes de Myrna viven asomados a este pavoroso abismo. Desde el cielo da la impresión de que la ciudad va a acabar engullida por esta boca gigantesca.

La mina de diamantes ya ha dado lo mejor de sí misma y actualmente se encuentra en estado de semiabandono, una herida en la tierra que quedará allí para siempre.

En sus tiempos de actividad, los pesados camiones que extraían toneladas de tierra de su interior tardaban más de dos horas en llegar desde el fondo hasta la superficie, ascendiendo por vertiginosas rampas. Hoy sigue siendo peligroso sobrevolar este enorme hueco, ya que los helicópteros y aviones pequeños corren el riesgo de ser succionados por la fuerte corriente de aire que genera la cavidad.


Una imagen impactante de este lugar se puede conseguir a través de google maps.